Seleccionar página

¡Te mereces estar bien!

En nuestro entorno social aún somos reticentes a la hora de acudir a un terapeuta que nos guíe ante problemas anímicos, dolores espirituales o encrucijadas vitales. Hasta hace pocos años este acto se veía casi como un gesto de derrota. Y es todo lo contrario. La decisión más valiente que podemos hacer en la vida es apostar por nuestra felicidad. Si, por las razones que sean, no encontramos ese camino hacia el bienestar que te mereces, la solución más eficaz es acudir a un psicólogo.

Todo lo demás es encontrarse perdidos en un bosque de dudas, sombras, silencios y dolor. Nosotros estamos cerca de ti, en Dos Hermanas, y nos abrimos a todos esos conflictos internos que no nos dejan avanzar. Ahora bien, ¿cuándo es imprescindible acudir a un terapeuta? Estos casos son tan importantes que no te lo deberías pensar dos veces.

1.- Problemas de conducta en niños y adolescentes

Nuestros pequeños se merecen que le demos herramientas para manejar su frustración, ira o enojo. A veces las familias, aunque ponen todo de su parte, se encuentran impotentes ante un problema puntual (o seguido en el tiempo). ¿Qué mejor regalo podemos hacer a nuestros hijos que guiarles por el difícil camino de su vida haciéndoles ver lo que pasa en su interior? Las razones por las que niños ya crecidos y jóvenes en edad escolar se enrolan en la rabia son variadas.

¿Por qué deben acudir los niños a la consulta del psicólogo?

Dejarlos en ese veneno de odio es, sencillamente, condenarlos a una vida de infelicidad donde lo que se van a encontrar son más dificultades aún para salir adelante. Y eso sin contar que los primeros receptores del mal que lanzan al mundo son ellos mismos. Tu psicólogo en Dos Hermanas va a ayudar a estos niños a manejar estos torbellinos, a la par que dará nociones básicas a las familias para acompañar a sus retoños en este camino de crecimiento.

2.- Niños que han sufrido bullying para mejorar su autoestima

Desgraciadamente el bullying está a la orden del día. En este espacio nos hemos hecho eco de esta problemática que va creciendo imparable. Los peques que sufren este acoso y derribo por parte de los compañeros de clase tienen que hacerse de manera urgente con herramientas para mejorar su autoestima. En estos procesos la autovaloración suele ser muy pobre. Ni que decir tiene que esta es fundamental para que los niños se desarrollen a todos los niveles.

El bullying, además, debe tratarse desde la parte contraria (desde los que acosan) para desenmarañar los mecanismos mentales que han llevado a esa terrible situación. Es la única manera de acotarlo cuanto antes para que no vaya a más. Todo lo demás será darle cuerda (y mucha) al problema.

3.- Duelos complicados a todas las edades

Los duelos no resueltos suelen ser una de las cuestiones más demandadas en las consultas de los psicólogos (como en la nuestra de Dos Hermanas). No es de extrañar que tras la pérdida de un ser querido o una ruptura traumática muchas personas se queden sin apoyos emocionales que les ayuden a manejarse en esa nueva situación.

4.- Para mejorar trastornos alimentarios en adolescentes y jóvenes

Los medios de comunicación actuales y el fácil acceso al “postureo” de las redes sociales han propiciado un aumento de los trastornos alimenticios de todo tipo. Desde la bulimia hasta la anorexia las personas jóvenes (especialmente) se ven envueltas en un conflicto del que no pueden salir por ellas mismas. Aquí entran en juego el concepto de autovaloración que cada uno tiene de sí y, además, las presiones sociales que son muy fuertes. Adolescentes y veinteañeros pueden caer en estos trastornos en un afán de auto exigencia sin medida. En estos casos, la familia debe estar vigilante y apoyar terapias que recoloquen la autoestima en su justa medida.

5.- En rupturas de parejas incluso con una terapia conjunta

Tenemos la idea preconcebida que a terapia de pareja hay que acudir para intentar reconstruir la unión. Ni que decir tiene que no obviamos esa posibilidad muy loable (por otro lado) por ambas partes. Es de aplaudir la búsqueda de ayuda. Sin embargo, también es positivo acudir a esta terapia cuando la vida en común se ha roto o se ha decidido por la separación irremediablemente.

Terapia de parejas en divorcios con hijos

Especialmente es recomendable cuando hay hijos en común que pagan (a veces en demasía) por las dudas de sus padres. En estos casos, tu psicólogo os va a ayudar a trazar unos límites y a adoptar unos compromisos de no agresión anímica. Estos son necesarios para echar a andar en solitario cuanto antes. Si de mutuo acuerdo nos prestamos a ello, este cambio será más rápido y menos doloroso. Por supuesto, para los niños serán todos beneficios. No hace falta recordar que el ir y venir de palabras punzantes a los oídos de los pequeños no les hace ningún bien. Por ellos estamos obligados a hacer ese esfuerzo.

6.- Por supuesto, ante una depresión diagnosticada o intuida

La depresión es la dolencia más extendida en Occidente. Ha llegado a tal extremo que los expertos y la OMS calcula que, al menos, sufriremos una en nuestra vida. En este estado en el que no somos capaces de disfrutar de los dones de la existencia y nuestra percepción es totalmente oscura, se hace imprescindible consultar a un psicólogo.

En España, estamos acostumbrados a tratar esta dolencia tan invalidante con medicamentos. No negamos que, en primera instancia, realicen una mejoría. Sin embargo, ese no es el remedio definitivo, ya que tenemos que ahondar en las causas que nos han llevado a ese estado. El uso continuado de estos medicamentos crean un bucle muy peligroso que nos aleja cada vez más de nuestra felicidad y bienestar. ¡Nadie se merece estar en la grisura de una depresión!

7.- Cuando no sabemos manejar el estrés o la ansiedad

La sociedad actual es muy demandante y exigente. Los trabajos requiren habilidades especilizadas. La competencia es feroz. La precariedad es el pan de cada día. Y cuando hablo de precariedad nos referimos a la falta de seguridad, que, por otro lado, es un concepto que forma parte del pasado. El número de autónomos aumenta día a día. Se hace difícil lidiar en un mundo tan complejo como este.

Por eso, es normal que el estrés continuo acabe en ansiedad. Es la respuesta del organismo a la indefinición, al miedo a la inseguridad y el no vernos capaces de afrontar otro golpe más. En estos casos hay que consultar un psicólogo de confianza que nos de herramientas espirituales que nos permitan caminar por la vida sin la angustia del mañana.

8.- Para superar adicciones de todo tipo

Bien es verdad que en caso extremos (a drogas duras durante mucho tiempo o alcoholismo avanzado) el afectado va a necesitar de terapias de choque. Estas serán incluso internamiento y tratamiento farmacológico. Pero a esta situación de derroche de la vida que nos ha sido regalada no hay que llegar. Si sospechas que tú o un ser cercano tiene un problema de adicción, pide ayuda de inmediato.

Tu psicólogo te va a trazar unas estrategias que te permitan alejarte de sustancias, actos, gestos o personas que lo único que te ofrecen es el dolor del infierno. ¡Y sí a ti también te hacen daño las drogas, el alcohol, esas pastillas de la fiesta y gastar la paga en las tragaperras! Reconocer que somos humanos, criaturas con debilidades y fortalezas como las otras, es el primer paso para salir de esta desastrosa situación.

9.- Para superar el maltrato psicológico y físico en procesos de violencia de género

Es otra de las lacras de nuestra sociedad avanzada en derechos e igualdades. Cuanto más independiente se hace la mujer con respecto de los roles tradicionales, más casos terribles se dan. Sin llegar al extremo de las muertes (que se contabilizan por semanas) de esta situación de acoso constante se puede y se debe salir.

Si has logrado alejarte de tu agresor o necesitas fuerzas para hacerlo, tu psicólogo te va a guiar por las herramientas necesarias para alcanzar la ansiada libertad. En el maltrato psicológico (el silencioso y más difícil de detectar) la víctima deberá reconstruir su autoestima machacada hasta extremos indecibles. A la par tu psicólogo te va a ayudar a levantar de nuevo tu personalidad dándote hábitos, datos y enseñanzas que te permitan no caer de nuevo en este rol.

10.- Cuando queremos encontrar el origen de una encrucijada

Sí y aquí tu psicólogo en Dos Hermanas te va a ayudar y mucho. ¿Por qué? Porque todos pasamos por malas rachas en nuestra vida. A veces nos encontramos ante un cambio importante de nuestro rumbo vital. Ya sea porque nos hemos mudado, hemos perdido el trabajo, no encontramos pareja o estamos inmersos en una mala racha económica. Con el ajetreo del día a día no llegamos a ser conscientes que, en un porcentaje muy elevado de casos, estas situaciones que se viven con dolor anímico o con desasosiego, tienen una base en el inconsciente.

Los enredos de la mente, el alma y espíritu que te ayuda a desmadejar tu psicólogo en Dos Hermanas

Nos enredemos a la hora de buscar trabajo y no llegamos a ser asertivos para mostrar nuestras habilidades. La situación se alarga en el tiempo minando nuestra autoestima y sintiéndonos cada vez peor. Lo mismo puede suceder a la hora de encontrar una pareja saludable lejos de las personas tóxicas que han estado en nuestra vida.

En estos casos hay un patrón aprendido (a veces en la más tierna infancia) que un psicólogo preparado te va a ayudar a reconocer y liberar. También te va a facilitar la gestión de la soledad o a la hora de afrontar problemas económicos. Ya me dirás que las consultas hay que pagarlas. De acuerdo. También tenemos que anotar que en ciertos estados anímicos estamos tan ofuscados que no vemos la salida a nuestros problemas económicos.

Tu psicólogo en Dos Hermanas te va a ayudar a desenredar estos tipos de conflictos o cualquier otro de otra índole que se presente en tu vida.

¿Hablamos? Estamos también en Facebook. Únete al chat y al grupo.

Edición de imagen y texto por Candela Vizcaíno

Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

Share This
WhatsApp Consúltanos por WhatsApp