Seleccionar página

Estamos en un punto social que no nos conformamos con ir tirando (algo tan normal hace unas cuantas décadas). Hoy sabemos, queremos y buscamos estar bien a todos los niveles. Nos consideramos merecedores de un bienestar emocional que nos es propio por esencia. Aunque reconocemos que las circunstancias exteriores son las que son y que, por supuesto, esto condiciona nuestra vida, no por ello renunciamos al crecimiento personal en todos los ámbitos. En la consulta de tu psicólogo en Dos Hermanas estamos para ayudarte.

Si hasta hace nada solo se acudía a terapia para problemas gravísimos como una depresión mayor o para enfermedades muy limitantes, hoy no es así. Ya sabes que tu psicólogo en Dos Hermanas puede ayudarte a superar desde problemáticas de bullying (en uno y otro lado) hasta salir de una situación de maltrato psicológico pasando por el empoderamiento necesario para mejorar tu autoestima. Tú sabes que esa fortaleza anímica es fundamental para poder conseguir esos objetivos tan ansiados que pueden ser diversos: ya sean controlar el estrés o alcanzar el camino de la serenidad. 

Ahora bien, a la hora de acudir a terapia, qué características debemos buscar en un psicólogo para no caer en un enredo mayor del que tenemos. Y hacemos mucho hincapié en la necesidad de que este ovillo se vaya desenmarañando cuanto antes. Por eso, hoy vamos a dar estas cinco características de un buen terapeuta que las cumple (y con creces tu psicólogo en Dos Hermanas).  

1.- Es importante que esté formado como tu psicólogo en Dos Hermanas de confianza

Parece algo de Perogrullo pero el intrusismo está a la orden del día. Consejos lo sabemos dar todo el mundo. Tú eliges si lo que quieres para tu bienestar es una persona que (aunque esté revestido de las mejores de la intenciones) no tiene la formación académica necesaria para entender qué es lo que te ocurre o un profesional como el que vas a encontrar en Psicosalud. Bien es verdad que cada persona es un mundo con su historia y su forma de procesar la realidad. Eso no quita para que un buen psicólogo no conozca de antemano cuáles son los patrones mentales que rigen ciertas conductas que no nos deja avanzar como personas. El camino del crecimiento personal (sea cual sea tu partida de salida) es complicado. Por eso, es importante empezar con buen pie. 

2.- ¿No has pensado que es fundamental que un buen psicólogo sea buena persona?

Otra idea de Perogrullo pero que es tan importante como la anterior o más. Hay quienes se niegan a pedir ayuda (ante problemas graves y/o importantes) porque en el pasado tuvieron malas experiencias con profesionales poco éticos. ¿Por qué? Hace décadas solo acudían a terapia quienes se veían en una encrucijada demasiado poderosa. Detrás de esta situación a veces se agazapaban historias terribles de maltrato psicológico en el hogar, padres indolentes o ninguneo en el trabajo. Estos profesionales, sabiéndose con poco carga de trabajo y, a la vez, los únicos para solucionar estos enredos, poco más o menos que se aprovechaban del paciente proponiendo terapias larguísimas (de años) para solucionar bien poco. 

3.- Pregunta antes cuándo vas a empezar a sentirte bien

Por eso, y al hilo de lo anterior, es importante que preguntes y que te informes con antelación, ante la problemática que tienes, cuánto tiempo vas a necesitar para encontrar dentro de ti la fortaleza necesaria que te haga salir de esa situación que tanto te duele. Volvemos a lo anotado un poco antes: cada persona tiene su propia vivencia y su particular manera de procesar la realidad y sus emociones. Hasta aquí todo correcto. Eso no quita para que un buen profesional no sea capaz de prever que tras un puñado de sesiones (2, 5 o 10) vayas a sentir una mejoría sustancial. Un terapeuta ético, formado y comprometido con las personas que acuden a consulta (como tu psicólogo en Dos Hermanas de confianza) va a guiarte por ese laberinto de una manera eficaz. ¡Y eso es lo que tú necesitas! 

4.- Un buen psicólogo practica la escucha activa

No habla de lo bien que él lo hace, de lo que tienes que sentir o realiza juicios sobre tus actos. Aunque da sus consejos (que para eso vas y pagas), no te culpabiliza ni te hace sentir mal. Si lo hace es porque, o bien tu conducta es reprobable (y vas en buscas de autovaloración) o porque no es un buen terapeuta. En ambos casos no te va a servir. En el primer punto porque tú no quieres cambiar y en el segundo porque no te va a ayudar. Si es importante esa parte de escucha activa, de entender tu problema, de empatizar y de encontrar las herramientas que te lleven por el camino del bienestar, tú tienes que hacer el esfuerzo para comenzar a andar esa senda. A veces es complicado porque nos instalamos en la zona de confort, un lugar que nos atrapa y nos da miedo salir a pesar de no permitirnos desarrollar todo nuestro potencial. 

5.- Que no te vendan la moto (y disculpas por la expresión) que es necesario la experiencia de vida 

La inexperiencia no hace al sabio y un buen psicólogo tiene que tener estas características humanas. Hay quienes se ponen a dar consejos (“sentando cátedra”) simplemente porque han tenido una aventura de tres meses que ha podido ser transformadora (eso no lo negamos) pero que no les capacita para sanar almas heridas. Por eso, es importante que el psicólogo que elijas haya tenido una experiencia de vida que le haya permitido equivocarse (como cualquier humano), pero que eso no sea un impedimento para seguir adelante con más fortaleza incluso. Esto mismo es lo que queremos para ti desde Psicosalud, la consulta de tu psicólogo en Dos Hermanas de confianza. 

¿Qué podemos hacer por ti y tu familia? 

Recuerda que en Psicosalud estamos especializados en : 

1.- Acompañamiento a los pequeños y familias diagnosticados con altas capacidades o talentos específicos para que puedan gestionar ese don a su favor y hacia toda la sociedad. 

2.- Problemas de rebeldía, ira y falta de autocontrol en jóvenes y niños. 

3.- Trastornos depresivos, de tristeza, de duelos no resueltos que debemos trabajar para superarlos. 

4.- Conflictos familiares por cualquier causa desde divorcios hasta herencias mal gestionadas en el plano anímico. En estas situaciones es importante saber comunicar todo aquello que nos duele o deseamos de forma asertivca (sin herir al otro). 

5.- Acompañamiento y herramientas psicológicas para víctimas de maltrato psicológico. Comenzamos sanando la autoestima perdida para dotar (en la medida de las posibilidades individuales) de todas las habilidades necesarias para sentirse bien y con fortaleza, primer paso para la serenidad y, por tanto, para la felicidad. 

¿Hablamos? Te escuchamos. También estamos en Facebook.

Edición de imagen y texto por Candela Vizcaíno

Doctora en Comunicación por la Universidad de Sevilla

Share This
WhatsApp Consúltanos por WhatsApp