Seleccionar página

Llevas demasiado tiempo viviendo con una tensión insoportable?
¿Crees que sufres de Estrés Crónico?

Respuestas de nuestro organismo al estrés:

Las respuestas psicofisiológicas son aquellas reacciones de tipo fisiológico susceptibles de ser inducidas por estímulos psicológicos que nos causen una reacción de estrés.

Por lo general corresponden a cambios producidos en la actividad de los sistemas nerviosos autónomos simpático y parasimpático, como la actividad electrodérmica, la cardiovascular, la respiratoria, la tensión muscular, etc.

Los seres humanos somos muy sensibles al estrés:


El sistema neuroendocrino es extremadamente sensible al estrés, y están implicadas prácticamente todas las hormonas secretadas por el organismo.

HORMONAS DEL ESTRÉS:

Así, mientras el cortisol, la adrenalina, la noradrenalina, la tiroxina y la hormona del crecimiento subirían rápidamente sus niveles, los andrógenos, estrógenos e insulina descenderían.


El primer grupo lo formarían hormonas que inducirían efectos catabólicos en el organismo.

El segundo grupo se encontraría formado por hormonas de efectos anabólicos.
El incremento de hormonas tiroideas producen elevación de la frecuencia cardiaca y del metabolismo basal.

El incremento de cortisol, eleva la producción de glucosa y la liberación de ácidos grasos libres y reduce la eficacia de los mecanismos inmunológicos.

La elevación de los niveles de catecolaminas plasmáticas, (adrenalina y noradrenalina), aumenta la presión sanguínea y la tensión muscular.
El incremento de los niveles plasmáticos de colesterol aumenta los triglicéridos, los ácidos grasos libres y reduce el riego sanguíneo al riñón.

OTROS EFECTOS DEL ESTRÉS EN NUESTRO ORGANISMO:


Las glándulas sexuales reducen su tamaño y su actividad en situaciones de estrés prolongada, al contrario que el tiroides y las glándulas suprarrenales, que aumentan su actividad y tamaño.

En lo concerniente a las respuestas metabólicas, se produciría un incremento de glucosa, así como de colesterol plasmático, de triglicéridos y de ácidos grasos libres.


El timo y el sistema inmune por el contrario sufrirían una involución, al igual que el hígado y el páncreas.
El riego renal se vería disminuido, podrían aparecer insuficiencias o incluso infecciones renales.

Se produciría un incremento de la tensión muscular en general, y muy especialmente en la zona de cuello y hombros, de la sudoración, hiperventilación, de la tasa respiratoria, de la tensión sanguínea, tanto diastólica como sistólica y de la actividad electrodermal.


Por el contrario habría una vasoconstricción periférica, se reducirían las ondas del electro encefalograma, y disminuiría la salivación.

Son muy numerosos los efectos psicofisiológicos que una situación de estrés puede llegar a inducir en nuestro organismo.

Ello se debe fundamentalmente a la gran sensibilidad de nuestro sistema neuroendocrino al estrés percibido.

Share This
WhatsApp Consúltanos por WhatsApp